Volver a los detalles del artículo El papel de la inteligencia emocional en el alumnado: evidencias empíricas