Volver a los detalles del artículo ¿Pueden los investigadores influir en la política educativa?